Estimulación Temprana

Una estimulación sistemática y fundamentada facilitará su mejor desarrollo

Una estimulación sistemática y fundamentada facilitará su mejor desarrollo.

En los seis primeros años de vida de un niño se desarrollan las bases fundamentales de su potencial. Por este motivo, es, en esta etapa, cuando conviene estimular el desarrollo del bebe con el fin de favorecer su optimo desarrollo posterior.

Desde que nacen hasta los 6 años es el momento ideal para estimular a tu hijo/a y desarrollar sus capacidades cognitivas, físicas y psíquicas. Durante esta etapa se perfeccionará la actividad de todos sus órganos y de sus sentidos, en especial la percepción visual y la auditiva. Igualmente se desarrollarán los procesos psíquicos y las habilidades mentales.

En ocasiones, la estimulación temprana es necesaria porque el proceso evolutivo es más lento del correspondiente para su edad, en estos casos el tratamiento se convierte en algo fundamental. No obstante, en todo niño, a través de la estimulación temprana, se potencian sus habilidades motoras, sensoriales, del lenguaje, afectivas y sociales, favoreciendo al máximo su desarrollo potencial. ¿A qué esperas?

Conseguirás

  • Desarrollar y potenciar sus funciones cerebrales
  • Su desarrollo armónico, tanto físico, como psíquico y sensorial
  • Que descubra el mundo que le rodea
  • Que interaccione con el medio y las personas
  • Que se conozca mejor a sí mismo
  • Favorecer su autoestima

Te ofrecemos

  • Una evaluación que te permite conocer su nivel de desarrollo
  • Intervención individual
  • Una estimulación fundamentada
  • Profesionales especializados
  • Asesoramiento y formación a padres
  • Atención personalizada

¿QUIERES SABER MÁS?